¿Qué es el Club Arawaks?

¿Qué hacer con el tiempo libre de los hijos? Esta preocupación de muchos padres de familia, conscientes de que la escuela no es suficiente para la formación de los muchachos, fue el origen de una iniciativa que con el tiempo se convertiría en una gran aventura: el Club Arawaks.

Haciendo camino

Durante más de 50 años, decenas de familias han encontrado en el Club Arawaks un medio formidable para aprovechar al máximo el tiempo libre de los hijos, a través de actividades deportivas, culturales, manuales y de diversión, aunadas a una sólida formación humana y cristiana.

El Club Arawaks es una iniciativa que se suma a las ya muy numerosas alrededor del mundo, promovidas bajo el impulso y las enseñanzas de San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

Crecer es divertido
Desde los 10 años hasta los 18, se puede pertenecer al Club Arawaks y participar de las actividades en sus respectivos niveles. Todos sabemos que cada edad tiene sus gustos y preferencias. Por eso los niveles tienen actividades propias, pensadas de acuerdo a las necesidades específicas de cada uno de los muchachos.

Enfoque personal
Desde un partido de básquetbol hasta una excursión al Iztaccíhuatl; desde "rapelear" en matacanes, hasta una sesión de guitarra… Todas las actividades del Club se encaminan a fomentar en los muchachos la amistad, el espíritu de servicio, la fortaleza, el orden, la alegría y todos aquellos hábitos que se requieren para el desarrollo de una personalidad íntegra.

¿Actividades?

Excursiones, competencias deportivas, visitas culturales, labores sociales, grabación de video, concursos musicales, fiestas y festivales, convenciones nacionales, ralis, aeromodelismo, computación, guitarreadas, papiroflexia, boliche, electrónica, juegos de campo, visitas a empresas, patinaje en hielo, tertulias con personalidades, juegos intelectuales, disección, teatro, fotografía, viajes turísticos, jinkama, primeros auxilios, campamentos, jockey en patines, gotcha, y mucho más.

Unos papás bien padres

El Club Arawaks no tendría sentido sin la participación de los padres de familia. Son ellos quienes los han promovido, conscientes de su responsabilidad en la formación de sus hijos. Aunque cada actividad del club es autosuficiente, es preciso conseguir los medios para su sostenimiento y mejora general. Gracias al Patronato del Club Arawaks, formado por algunos padres de los socios, en colaboración con todos, nuestro ambicioso proyecto se va convirtiendo realidad, que se traduce en grandes beneficios para la juventud.

Amigos de verdad

Cada socio del Club cuenta con la ayuda de un preceptor: un amigo responsable y con experiencia que le va orientando en la adquisición de esos buenos hábitos que se deben manifestar en casa y en la escuela. Los preceptores han resultado ser de gran apoyo para el entendimiento entre padres e hijos.

Lo principal es el estudio

El ambiente del Club Arawaks está enfocado a darle a cada cosa su lugar, y para nuestros socios, el estudio es una actividad fundamental, y la principal escuela de virtudes. Por eso, entre semana, el Club es un sitio ideal para estudiar, ya que los socios cuentan con un espacio apropiado, asesoría individual y algunas actividades que hacen del estudio una tarea más atractiva.

Formación de la conciencia

Para afianzar el conocimiento y la práctica de las virtudes cristianas, el Club Arawaks también ofrece clases de doctrina católica. Todas las actividades que se realizan el Club tratan de reflejar la espiritualidad del Opus Dei: luchar por realizar el estudio con exigencia y seriedad, impulso en los valores sociales y de servicio, fomento de las virtudes humanas, cuidado de los detalles pequeños, respeto a la libertad, clima de confianza y de cordialidad, aprendiendo a tratar a Dios en cualquier actividad por insignificante que parezca. A los socios se les anima además, a participar en labores de asistencia social y de catequesis, encaminadas a poner en práctica sus principios. En pocas palabras: divertirse aprendiendo y aprendiendo a divertirse.